Papel de la Geomorfología en la Restauración

carcavaLa Geomorfología es la rama de la geología y de la geografía que estudia las formas de la superficie terrestre y los procesos que las generan. La superficie terrestre funciona como un sistema que tiende a mantener un equilibrio dinámico entre las formas del terreno que observamos y los procesos geomorfológicos e hidrológicos que actúan sobre ellas.

Algunas de las actividades relacionadas con movimientos de tierras (excavación de huecos, depósitos de escombreras, taludes o terraplenes en la construcción de infraestructuras lineales) afectan al suelo, subsuelo y al desarrollo de la vegetación, por tanto, una afección al elemento geológico-geomorfológico. En estas situaciones puede hablarse, en términos ecológicos, de una degradación de los compartimentos que regulan el suministro de agua y nutrientes a la vegetación, éstos son el suelo y la geomorfología.

El factor geomorfológico es un condicionante fundamental para el desarrollo del suelo, la vegetación y los ecosistemas. Esta relación viene determinada por dos factores: por un lado la longitud y pendiente de las laderas y canales, y por el otro por las características fisicoquímicas de los materiales que conforman el sustrato. El relieve, además, condiciona otros factores ecológicos, tales como la insolación o el drenaje del suelo, creando superficies heterogéneas que facilitan una diversidad espacial que originará hábitats diferentes a lo largo de la zona. Y a su vez, la relación entre el suelo y las características geomorfológicas del paisaje es tan estrecha que su patrón espacial determinará el de la implantación de la vegetación y con ello el desarrollo de los diferentes ecosistemas.

laderas

Ante un espacio degradado, la reconstrucción del relieve es una parte fundamental constituyendo el primer paso necesario para la restauración de un ecosistema funcional. Así, para construir ecosistemas funcionales y autosostenibles se han de integrar sus tres compartimentos: geomorfología, suelo y vegetación (Whitford & Elkims, 1986 (1)). Dado que la principal causa del fracaso en muchas restauraciones es su inestabilidad geomorfológica, que limita el desarrollo del suelo y la vegetación, su control y manejo ha de ser el objetivo prioritario.

En definitiva, el uso de principios geomorfológicos en la restauración de superficies afectadas por movimiento de tierras tiene como objetivo alcanzar una estabilidad geomorfológica que garantice la integración del suelo y la vegetación (promueva los procesos edafogénicos frente a la erosión y favorezca la disponibilidad de agua en el suelo para las plantas).

Somolinos


(1) Whitford, W.G. and Elkins, N.Z. (1986). Soil ecology and the ecosystem. In: Reith, C.C. and Loren D.P. (eds.), Principles and methods of reclamation science with case studies from the arid southwest. University of New Mexico Press, pp. 151 – 187.