Restauración Ecológica como base

La restauración ecológica según The Society for Ecological Restoration (SER) es una actividad intencional que inicia o acelera la recuperación de un ecosistema con respecto a su salud, integridad y sostenibilidad. La SER (2004) la define concretamente como el proceso de ayudar a la recuperación de un ecosistema que ha sido degradado, dañado o destruido.

En muchos casos la degradación, transformación o destrucción sufrida por los ecosistemas, derivada directa o indirectamente de actividades humanas o causada por agentes naturales (como incendios, inundaciones, tormentas, o erupciones volcánicas), afecta de tal manera a los mismos que no pueden recuperarse espontáneamente perdiendo su funcionalidad y dinámica, así como su capacidad de resiliencia.

Huangshan

La restauración ecológica persigue la recuperación de esa funcionalidad[1] y esa resiliencia[2] deterioradas mediante el manejo de procesos[3], con el fin de recuperar el capital natural (valores, bienes y servicios ecosistémicos[4]). La práctica de la restauración ecológica consiste en inducir una o una secuencia de perturbaciones en el espacio degradado con el fin de desbloquear los procesos ecológicos críticos hacia la reconfiguración del sistema en la dirección deseada.

El objetivo de la restauración ecológica no es volver al pasado, a una situación original determinada, sino hacia una configuración diana, denominada referente histórico o sistema de referencia[5], que sirve como modelo para la planificación de las actuaciones de restauración y permiten evaluar el éxito o el fracaso de dichas actuaciones. No obstante, no hay que olvidar que los sistemas tienen  “memoria ecológica” que puede persistir de manera latente en la estructura y funcionamiento de los ecosistemas y paisajes. Esta memoria ecológica se almacena en el clima, en el relieve, en el suelo, y en las comunidades de organismos (incluido el ser humano) de manera que perdura en los procesos activos del sistema y puede expresarse y activarse en el futuro.

El hecho de que los ecosistemas, como cualquier sistema, sean dinámicos y las condiciones que se observaban en un momento determinado pueden no expresarse en el momento de realizar la restauración, determina que cualquier proyecto de restauración ecológica no puede ser concebido sin una gestión adaptativa. Mediante la observación y el aprendizaje de la respuesta  del ecosistema a las actuaciones llevadas a cabo, éstas se replantean para recuperar la sostenibilidad de los procesos acercándonos así al sistema de referencia.

.

 


[1] propiedad que emerge de la interacción de la estructura del sistema y los procesos.     [2] capacidad del sistema de integrar las perturbaciones y recuperarse sin intervención humana.     [3] todo cambio o reacción que ocurre en un sistema, (TEEB 2010). Pueden ser culturales, sociales y ecológicos, físicos, químicos o biológicos (recuperación del relieve, reciclado de nutrientes, manejo de los procesos erosivos, dispersión, colonización, ensamblaje de comunidades…).     [4] contribuciones directas e indirectas de los ecosistemas al bienestar humano.     [5] la referencia refleja una combinación particular de los sucesos estocásticos que se producen durante el desarrollo del ecosistema (SER 2004).

.

logo geadren